Reseñas

Trastornos del sueño: ¿cómo se diagnostica el insomnio?

insomnio

El sueño cumple un papel muy importante en nuestro metabolismo, en nuestro sistema inmunológico, en el estado de ánimo, en la memoria, en el aprendizaje. Por lo que no dormir adecuadamente puede conllevar a que surjan complicaciones endocrinas, metabólicas, psicológicas, inmunológicas, psicomotoras, además que cada vez más se considera el mal sueño como un desencadenante o riesgo para determinados trastornos neurológicos, como ictus, Parkinson, Alzheimer o diversas enfermedades neuromusculares. En definitiva, no dormir adecuadamente es un problema de salud.
El insomnio es el más prevalente entre la población española (20-30%), seguido del síndrome de las piernas inquietas (5%) y del síndrome de apneas-hipopneas del sueño (4-5%). Aunque también son frecuentes otros trastornos del sueño como la narcolepsia, la hipersomnia idiopática, el trastorno de conducta durante el sueño REM, parasomnias o trastornos del ritmo circadiano.

Precismanete el insomnio, es decir, la dificultad para conciliar y/o mantener el sueño y la imposibilidad de disfrutar de un sueño reparador, a largo plazo puede conllevar mayor riesgo de padecer ciertas patologías. Una falta de descanso habitual a largo plazo, aumenta el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad, hipertensión y otras enfermedades cardiacas, además de afectar al bienestar general y a la calidad de vida.

¿Cuándo se sufre insomnio?
La presencia de algún problema o acontecimiento importante, puede producir un insomnio puntual, pero si se repite o dura en el tiempo, es decir, varios despertares durante la noche sin poder conciliar de nuevo el sueño; más de 3 episodios de insomnio por semana, y su duración es superior a los 3 meses, ya se puede hablar del insomnio como una enfermedad crónica.

¿Cómo se diagnostica el insomnio o un trastorno del sueño?
Acudir a una unidad especializada del sueño donde se realice un examen médico completo del paciente y un estudio del sueño que es la polisomnografía, prueba diagnóstica de referencia.

¿En qué consiste una polisomnografía?
Para realizar esta prueba el paciente pasa una noche durmiendo en la unidad siendo monitorizado de forma exhaustiva por personal cualificado. Se trata de un registro nocturno de la actividad cerebral, el nivel de oxígeno en la sangre, la respiración, la función cardiaca, la postura, los movimientos corporales, y otras variables, que permiten lograr un diagnóstico preciso de las alteraciones que se producen durante el sueño. Además, el registro comprende una grabación en video y audio de cualquier movimiento o conducta anormal durante la noche.

La polisomnografía completa es la única prueba que aporta toda la información necesaria para llegar a solucionar el problema de manera individualizada, ya que para establecer un correcto diagnóstico de cualquier trastorno del sueño se debe monitorizar de forma imprescindible la actividad bioeléctrica cerebral (estadios de sueño) y también las funciones biológicas ya descritas anteriormente.

Diagnóstico
Se llega a conocer el origen y las características del insomnio tras una valoración personalizada (historia clínica previa) y con los resultados de la polisomnografía nocturna. Esto permitirá establecer el tratamiento adecuado puesto que se enfoca el problema de manera individualizada y desde un punto de vista multidisciplinar, pudiendo redirigir al paciente a especialistas como neumólogos, neurólogos, otorrinolaringólogos, odontólogos, psiquiatras o psicólogos. Además, es básico y muy importante corregir los comportamientos que impiden conciliar el sueño para sustituirlos por hábitos nuevos siguiendo unas buenas pautas de higiene del sueño.

COROFIT

La voz de mayor autoridad en América Latina en fitness, acondicionamiento corporal y bienestar.

SÉ PARTE

Semanalmente en tu e-mail tendencias en entrenamiento, nutrición y equipamiento.






© 2015-2019 COROFIT. Todos los derechos reservados.

Subir