Salud

Trabaja el suelo pélvico antes del embarazo

pregnant-young-women-doing-prenatal-yoga-bending-janu-sirsasana-pose_1163-1727

Suelo pélvico tenemos mujeres y hombres, aunque se hable mucho más de ellas que de ellos. Aunque la incontinencia urinaria está ahí, y no afecta sólo a las mujeres, hay 50 millones de hombres en todo el mundo que la padecen y no van al médico, hoy nos vamos a centrar en las mujeres que buscan quedarse embarazadas, y cómo fortalecer el suelo pélvico, no sólo pensando en el momento del parto sino también en la salud sexual, porque cuesta recuperar todo una vez se ha dado a luz, y a veces puede ser un problema en determinadas situaciones.
Más allá de los ejercicios de Kegel, que son una herramienta buenísima para ir trabajando al principio. Se trata de intentar contraer la musculatura perineal, cerrando la cavidad vaginal. Muchas veces la información de que debemos trabajar el suelo pélvico llega tarde a la paciente, llega en el postparto, o a veces ni llega y es la propia la paciente la que cuando se ve con alguna patología y pregunta.

Por eso, concienciarse y empezar a trabajar el suelo pélvico antes del embarazo, es algo muy importante y totalmente necesario. La prevención, el tener mi musculatura en forma y preparada para un periodo en el que le vamos a someter a mucho más trabajo y esfuerzo del habitual, es clave.

emb

Cómo acercarnos al suelo pélvico
Cuanto antes conozcamos el suelo pélvico, aprendamos su anatomía, para qué sirve, los síntomas que puedo tener si algo no está funcionando bien.. mejor nos irá y evitaremos muchas patologías que el día de mañana pueden mermar nuestra calidad de vida.

Lo primero que deberíamos hacer para empezar a trabajar el suelo pélvico es intentar ponernos en manos de un profesional que nos haga una valoración, para ver el estado inicial del que partimos. A partir de ahí, ver qué pauta de trabajo necesitamos.

Ejercicios para trabajar el suelo pélvico

Empezaremos aprendiendo la anatomía de nuestra musculatura, para saber localizarla y poder identificar cada zona para interiorizar bien los ejercicios. Los clásicos ejercicios de Kegel son una herramienta buenísima para ir trabajando al principio. Se trata de intentar contraer la musculatura perineal, cerrando la cavidad vaginal. Pero no deberíamos quedarnos solo en ese tipo de trabajo.

Activación del core
El saber trabajar con nuestro abdomen de manera correcta, haciendo que éste no impulse las presiones hacia nuestro periné. Los hipopresivos son una buena manera de hacerlo, trabajando y aprendiendo a fortalecer nuestra faja abdominal de una manera en la que siempre vamos a proteger el periné.

Trabajo de glúteo
Si tenemos una buena musculatura glútea, ayudaremos a mantener una postura más correcta y a que nuestro periné se vea más reforzado por esta musculatura accesoria.

Ergonomía
Aprender a sentarnos, caminar o tumbarnos correctamente también es una buena ayuda para no aumentar presiones.

Todo estos ejercicios, siempre adaptados a cada una de nosotras y en función de nuestro estado. Si todo ésto está trabajado antes del embarazo, nos será de gran ayuda y evitaremos lesionar el suelo pélvico.

Masaje perineal
El masaje perineal, es muy importante también, pero lo deberíamos empezar durante el embarazo. Con él vamos a intentar que nuestro tejido a nivel de la horquilla vaginal esté más elástico, y así que no nos rasguemos o no haya episiotomía. En el caso que el ginecólogo considere oportuno hacer una episiotomía, la recuperación de esa cicatriz será mejor sin duda.

COROFIT

La voz de mayor autoridad en América Latina en fitness, acondicionamiento corporal y bienestar.

SÉ PARTE

Semanalmente en tu e-mail tendencias en entrenamiento, nutrición y equipamiento.






© 2015-2019 COROFIT. Todos los derechos reservados.

Subir