Body Transformation

Transforma tu cuerpo de manera sencilla

Transforma PORTADA

La salud es el regalo más preciado que cualquier ser humano tiene al nacer aunque desafortunadamente, pocas veces la valoramos como deberíamos; por lo general damos por sentado que siempre gozaremos del bienestar al cual nos hemos acostumbrado. Es por eso que sin importar la fecha, los propósitos o la motivación, debemos recordar que la disciplina es la verdadera clave del éxito

Todos los profesionales que han hablado para este artículo coinciden en que el primer paso si quieres cambiar es ponerte en las manos de los que saben. La nutrición y el ejercicio tiene que ser personalizado y no ir a tu aire, no obstante, estos consejos son fundamentales durante el proceso.

¿Es tu momento?

1

Antes de empezar un cambio de vida y aceptar sus consecuencias, su dureza, el tiempo que se necesita, etc. Hay que evaluar si realmente estamos dispuestos a hacerlos.

La parte emocional es básica, no se trata de empezar esta transición en un momento perfecto y feliz, porque la vida nunca es perfecta. Pero sí deberías plantearte si tienes ganas y te ves capaz.

Carlota Rigal, psicóloga, cree importante “analizar cuales son las causas de tu sobrepeso: comer habitualmente fuera de casa por motivos laborales o compromisos sociales, pasar mucho tiempo solo con fácil acceso a la comida, la impulsividad a la hora de hacer la compra, hacer pocas comidas pero muy copiosas”.

Encontrarte y saber por qué siempre fallas será el primer paso hacia el cambio.

¿Sabes tu composición corporal?

2

Antes de cualquier dieta o ejercicio, no es sólo importante pesarse ni saber nuestro índice de masa corporal (IMC), sino también de qué está compuesto nuestro cuerpo.

Puedes pesar 80 kg igual que un tío que tenga un 8% de grasa y tú tener un porcentaje bastante superior.

Para saber la cantidad de músculo, grasa, agua, etc. Lo ideal es pesarse en una báscula de precisión tipo Tanita, hay de varios precios con más o menos tecnología. Pero en farmacias, centros deportivos y nutricionales las tienen.

Puedes comprarte una o pagar el estudio aparte en un establecimiento que tenga este tipo de báscula.

Si puedes hacerte también la prueba de la calorimetría para saber cuál es tu metabolismo basal y cuántas calorías quemas en reposo, mucho mejor.

Adapta tu vida a tu nueva dieta

3

Fernando Mejías, nutricionista, recomienda no hacer dieta por tu cuenta y siempre ponerte en mano de un experto en nutrición. Pero al ser una transición vista a largo plazo sí que aconseja varias pautas.

– No prohibirte alimentos, sí regular cantidades.
– Reeducarte y no tomártelo como una dieta, es un aprendizaje.
– Empezar poco a poco y no pasar a una pauta drástica de la noche a la mañana.
– Si hay un día o época de flaqueza, vuelve a retomar y aprende a fallar.
– Socializa y ten una comida o cena ‘libre’ a la semana. Sino, no vas a conseguir mantener este cambio en el tiempo y conseguir objetivos.

Si comes sano, vives sano.

Empieza flojo, acaba fuerte

4

Lo ideal es ponerte en manos de un profesional del ejercicio físico, el Licenciado Victor Colmenarez, concluye que es fundamental conocer tu estado físico y empezar desde abajo.

Las metas tienen que ser a dos meses vista como mucho y pesarse cada quince días (no obsesionarse es importante). Cuando sepamos nuestra grasa sobrante “primero hacemos un cardio de baja intensidad y lo iremos subiendo en el segundo trimestre, aquí combinaremos entrenamiento de peso ligero con HIIT y luego subiremos carga y ejercicios más específicos para definir músculo”.

El descanso, la clave

5

Dormir entre 7 y 8 horas es básico para la recuperación muscular y física, y descansar entre sesiones.
Victor cuenta que dejar al menos un día entre sesiones es recomendable. Primero empezar a entrenar dos días en semana, luego tres y en el último trimestre se puede subir a cuatro.
Escuchar a nuestro cuerpo es básico para poder conseguir nuestras metas.

Acostúmbrate a estirar

6

El especialista en ejercicios, Pedro Superlano, insiste en dedicarle siempre diez minutos al final de cada sesión al estiramiento.

Es una parte que nos saltamos muy a menudo por las prisas, pero necesaria para recuperarnos y ganar flexibilidad y movilidad. Así evitaremos lesiones y acortamientos en los músculos.

Disfruta del proceso

7

No se trata de hacer de esto un camino tortuoso, sino placentero aunque haya esfuerzo y sacrificio, necesarios para cambiar de estilo de vida.

No renuncies a ser quien eres, a viajar si te gusta, a cocinar, y en definitiva a disfrutar ese proceso como un camino para sentirte mejor.

A veces, parar en seco en los malos momentos y recordar el por qué lo estás haciendo es muy bueno para coger fuerzas y seguir.

Busca apoyo

8

Carlota Rigal, Psicóloga especializada en coach laboral y preparación al fracaso, destaca la importancia de aceptar las derrotas o los días malos.

En el entrenamiento, la cocina. No te aísles, si tienes pareja y puedes compartir tu nueva vida con ella, mucho mejor. Los entrenamientos en compañía pueden convertirse en un plan más que hacer con tu chica.

Es otra manera de sudar juntos, ya sabes.

Permítete fracasar

9

Permítete estar de bajón, no vas a estar los 365 a tope, ni vas a hacer la dieta perfecta siempre. Habrá momentos en los que la vida te supere y no sea tu momento, no puedas moverte del sofá o te comas una pizza como tu cabeza.

El sentido común y la condición humana siempre deben estar presentes para poder aceptarse y lograr lo que queremos.

COROFIT

La voz de mayor autoridad en América Latina en fitness, acondicionamiento corporal y bienestar.

SÉ PARTE

Semanalmente en tu e-mail tendencias en entrenamiento, nutrición y equipamiento.






© 2015-2019 COROFIT. Todos los derechos reservados.

Subir