Belleza

Como cuidar tus manos de los entrenamientos

Imagen12

Ampollas, raspones y callos ¿Estas familiarizado con estas palabras? Son algunas heridas de guerra que podrían quedar en tus manos al terminar un buen entrenamiento de gimnasio, en algunos casos pasan desapercibidas pero en su mayoría generan dolor y molestias sin parar, pero hoy te vamos a enseñar cómo evitarlas a toda costa sin alterar tu entrenamiento.

Luego de entrenar, te preocupas porque tu peinado, cuerpo y rostro estén perfectos. Pero ¿haces lo mismo por las manos? Son tu carta de presentación y, aunque no pienses en ello, juegan un papel importante en el día a día de las personas. A continuación, te  compartimos algunos consejos para cuidarlas y consentirlas al máximo.

Prevención

3

Un factor clave, como siempre, es la prevención. Unos buenos guantes, con almohadilla en las bases de los dedos y en las palmas, nos ayudarán a proteger nuestras manos. Además, últimamente se ha avanzado mucho en el tema de accesorios para el deporte, y podemos encontrar guantes de materiales transpirables, finos y cómodos.

Si por practicar algún deporte tus manos tienen callos, procura protegerlas con guantes, sobre todo en aquellos ejercicios que conlleven roce o fricción. También es bueno exfoliarlas una vez por semana, pulir las callosidades con piedra pómez y humectarlas todos los días. Existen ingredientes naturales que ayudan a la desincrustación y a la renovación celular, como las cáscaras de frutos (lichi, nuez), el azúcar, la miel y limón, pues este último además aclara y suaviza la piel. En cuanto a la hidratación, la experta recomienda cremas con vitamina E, éstas nutren y reparan las manos ásperas y agrietadas, y con Pantenol, que cicatrizan lesiones.

Limpieza ante todo

22
Se vale no ser fan del manicure y cultivar el look al natural, es decir, sin esmalte alguno. Pero resulta imperdonable tenerlas desprolijas, rotas, demasiado largas y… ¡sucias! Si tu profesión involucra de alguna manera la manipulación de sustancias grasas, tierra, pintura o polvo, es muy probable que no alcance con tu ducha diaria para tener las uñas impolutas. Así que, al mejor estilo “cirujano que va a entrar al quirófano”, ten siempre a mano un cepillito de cerdas gruesas y duras para darles una limpieza a fondo con agua y jabón. Y debido a que este procedimiento puede resecar y hasta descamar la piel, al finalizar masajea manos, uñas y cutículas con alguna crema hidratante.

Cuidado básico

1

Los cuidados básicos que se deben tener con las uñas, “lo ideal es limarlas conforme crecen, o cortarlas con corta uñas, pues cortarlas con tijeras  puede hacer que se vuelvan quebradizas”. Otro punto, dice, es la exfoliación, fundamental para eliminar células muertas que se encuentran en la superficie. Y regala una receta para hacerlo en casa: “Toma tres aspirinas molidas y mézclalas con unas gotas de limón”. Empuja la cutícula con un palito de naranja y esta pasta, y masajea la zona con algún aceite suavizante. Este truco, agrega la especialista, estimula el crecimiento de la uña y la deja lista para aplicar algún tratamiento. “Nunca retires por completo la cutícula, ya que es una barrera protectora contra hongos y bacterias”, añade. Y no arranques pellejitos.

Mujeres: acetona, ¿sí o no?

2
En los últimos años, las preocupaciones sobre lo que aplicamos en la piel han alcanzado esta zona. Por ejemplo, se dice que la acetona, disolvente químico utilizado para eliminar las resinas de los esmaltes, es perjudicial para la salud. Pero ¿qué dicen los expertos al respecto? “En su forma pura, es muy fuerte y puede dañar o resecar la uña” indican los expertos. Lo mejor es utilizar un quitaesmalte sin acetona y que en su lugar contenga acetato de etilo, pues aunque se necesita frotar más para eliminar el color, no reseca ni lastima.

Deja la ansiedad

5

La onicofagia es la costumbre de comerse las uñas, algo que no sólo resulta desagradable para quien te observa, sino que es anti higiénico, sobre todo porque ingresas en tu boca bacterias y suciedad. Además, suele ser incomodo al momento de entrenar estarán mal cortadas y pueden llegar a lastimar. Incluso puede deformar los dientes y dañar las uñas, al punto de llegar a perderlas. Como todo comportamiento adictivo y ansioso, tiene una raíz emocional. Si lo manifiestas, conviene abordarlo en una terapia cognitivo-conductual (que ayuda a cambiar hábitos) y apoyarte con técnicas de relajación (yoga, meditación).

Alimentación

6

Ya que las uñas están formadas por queratina, necesitan que tengamos un aporte adecuado de vitaminas A, B y C, minerales y aminoácidos para mantenerlas fuertes. Para cumplir con estos requerimientos, es recomendable consumir germen de trigo, zanahoria, calabaza, tomate y fresa, así como grenetina (gelatina de origen animal). Por su parte, también es importante ingerir calcio, pues “la alimentación es fundamental para tratar la piel desde adentro”. Otro cuidado para uñas frágiles es utilizar un esmalte endurecedor, con o sin color en el caso de los hombres.

COROFIT

La voz de mayor autoridad en América Latina en fitness, acondicionamiento corporal y bienestar.

SÉ PARTE

Semanalmente en tu e-mail tendencias en entrenamiento, nutrición y equipamiento.






© 2015-2019 COROFIT. Todos los derechos reservados.

Subir