Consejos

Cómo trabajar la zona abdominal en tus clases de indoor cycling

Indoor Cycling

Todos conocemos el spinning por sus cualidades a la hora de trabajar la zona posterior del cuerpo. La fortificación y tonificación que te proporciona el pedaleo constante forma en todos aquellos que siguen las sesiones de indoor cycling regularmente, una fuerza y resistencia envidiable en esa zona del cuerpo.

Pero cómo trabajar más específicamente las otras zonas del cuerpo que de manera secundaria intervienen en los movimientos, como las manos y la zona abdominal.

Entonces, si existe esta forma de intervención de los abdominales, por qué los instructores no insisten en focalizar el core. La intervención de la zona central de una manera errónea, puede desarrollar graves problemas de postura, como dolores de espalda y por lo tanto fátiga. Además puede acabar con la disminución del rendimiento y en lesiones a largo plazo.

A continuación te damos las claves y cambios que deberás realizar para evitar todos los inconvenientes negativos que pueden suceder.

Consejos antes de montar en la bicicleta

1. Modifica el asiento: Si tu asiento de la bicicleta está alineado correctamente, tu rodilla delantera estará alineada con el pie delantero cuando los pedales estén en las 3:00 y las 9:00h. La altura del sillín permitirá que tus piernas extiendan la parte inferior de la carrera, pero no la hiper-extensionarán, (por lo general, esto significa que el asiento se alineará con la parte superior de tu cadera.)

2. El manillar: Tenga cuidado de no tener el manillar demasiado bajo o demasiado alto. Existe el mito de que cuanto más bajo esté, más trabajo tendrás que realizar, pero en realidad lo que estás provocando es presión en la espalda. Si quieres encontrar tu punto medio en el que realices el ejercicio correctamente, alinea el manillar al mismo nivel del sillín o ligeramente superior a este.
Una vez subido: Siéntate con una ligera inclinación de la pelvis hacia atrás y dejando el coxis hacia arriba. Deberás de colocarte en la bicicleta sin encoger los hombros, haciendo una ligera presión en las muñecas y con los codos ligeramente flexionados. En conclusión tu cuerpo debe estar estable y sujeto, para evitar el tambaleo durante tu sesión.

Durante la clase
¿Quiere realmente que tu vientre trabaje? Pues si consigues todos los puntos anteriores y por lo tanto entrenar con la postura correcta, automáticamente tu abdomen responderá de forma natural al sistema cardiovascular.
A medida que trabajas en las diferentes intensidades durante la clase la zona abdominal se contrae y se relaja constantemente cuando cambias la velocidad. Igualmente contrae tu los abdominales a cada pedaleo, para aumentar la la fuerza que ejecutas en esa zona.

Recuerda, evitar tensiones o estrés en otras partes de tu cuerpo y abstente de apretar el manillar demasiado fuerte. Si son demasiadas cosas por eso te queremos ayudar proporcionándote un pequeño esquema que se añade a todos los consejos anteriores.

Después del entrenamiento
Si aún tienes fuerza después de realizar una clase de indoor cycling, haz algunas series de plancha y así reforzarás la zona abdominal.

COROFIT

La voz de mayor autoridad en América Latina en fitness, acondicionamiento corporal y bienestar.

SÉ PARTE

Semanalmente en tu e-mail tendencias en entrenamiento, nutrición y equipamiento.






© 2016 COROFIT. Todos los derechos reservados.

Subir