Workouts

“No quiero ir al gimnasio”

Porque-odiamos-ir-al-gimnasio

Cada mes de Enero, cientos de dominicanos, llenos de optimismo y un poco de barriga extra (acéptalo ¿quien soporta una dieta en Diciembre?), conmemoran el nuevo año con una resolución imposible: “Ir al gimnasio”.

Uno de cada ocho nuevos miembros se inscriben en su centro de fitness favorito en Enero, y muchos gimnasios ven un aumento de tráfico del 30 al 50 por ciento en las primeras semanas del año. En enero, visite su gimnasio, y las elípticas estarán llenas de caras nuevas. Pero ya para abril esa membresía será solo un cargo adicional a tu tarjeta y tu barriga habrá regresado a su estado regular.

Los economistas hacen y rompen promesas de gimnasio al igual que el resto de nosotros. Y, ya que son mucho más propensos a correr regresiones estadísticas sobre su vida personal, esto es lo que la economía nos pueden enseñar acerca del gimnasio y la industria del fitness.

 

¿Por qué la gente no mantiene la consistencia?

Por el mismo motivo que el congreso no puede aprobar una reducción del déficit fiscal

Las personas son demasiado optimistas sobre su fuerza de voluntad al momento entrenar, esto, según las conclusiones de Stefano Dellavigna y Ulrike Malmendier en su famoso artículo “Pagar para no ir al gimnasio.” En el estudio, a los miembros se les ofreció elegir entre $10 dolares por visita al gimnasio de su preferencia o un contrato mensual de $70 dólares. Más personas eligieron el contrato mensual y sólo fueron al gimnasio cuatro veces al mes.

Usted puede llamar a este comportamiento “pereza”, los economistas prefieren llamarlo “descuento hiperbólico”. Esta es la teoría de que prestamos más atención a nuestro bienestar a corto plazo. Piense en una pequeña recompensa en un futuro lejano, como tomar una siesta de tres semanas a partir de ahora. No es atractivo, ¿verdad? Pero cuando la pequeña recompensa es inminente – Tomar una siesta en este momento? Woo hoo! – Es mucho más atractivo. Dada la posibilidad de elegir entre un recompensa pequeña/ahora versus beneficios mejores/más tarde, vamos a tomar los primeros. El descuento hiperbólico ayuda a explicar el ¿por qué los drogadictos se quedan adictos?, ¿por qué los deudores no pagan sus facturas, y por qué tú mismo sigues diciendo que el día adecuado para el ejercicio siempre es “mañana”?.

Los gimnasios necesitan cerca de 10 veces más miembros de las que sus instalaciones pueden manejar

El otro problema con el mantenimiento de la motivación para hacer ejercicio es que … bueno, la motivación es agotadora! De acuerdo con la teoría de la decisión de la fatiga, el simple acto de tomar cualquier decisión nos agota. El ejercicio no es sólo una inversión de tiempo, es también una opción – y una elección difícil, incluso agotadora para las personas cuyos hábitos diarios no implican correr o hacer ejercicios.

¿Como engaño a mi mente para ir al gimnasio?

¡Páguese a sí mismo!

150105173733_gimnasios_ejercicios_propositos_624x351_thinkstock

Piensa en lo que estás pagando en el gimnasio. Las máquinas, las pesas libres, la televisión, la ducha. Pero no estás invirtiendo en la motivación? Una membresía es una promesa de que usted espera que su yo futuro pueda mantener. Pero con demasiada frecuencia, una membresía no es suficiente para mantenernos en el gimnasio. Tal vez el empujón que necesitamos es sólo … dinero.

Un estudio de 2009 de la Universidad de California-Santa Barbara llegó a la sorprendente conclusión de que las personas son más propensas a hacer ejercicio cuando son recompensadas con dinero en efectivo. Ir al gimnasio una vez, y los resultados pueden ser difíciles de ver. Recoge dinero en el gimnasio, y los resultados estarán en tu bolsillo. Pero vamos a suponer que usted no puede encontrar a alguien que le pague por entrenar (una suposición probable). La solución es encontrar a alguien que te multe por no hacer ejercicio.

Recientemente, un par de graduados de Harvard lanzaron un programa llamado “Pacto Gimnasio”, basado en el simple principio de que si dejas el gimnasio es un contrato roto con nosotros mismos y tenemos que pagar una multa por esto. Así “Pacto Gimnasio” cobra a su tarjeta de crédito una multa de al menos $5 dolares si no está a la altura de su meta cada semana.

Esa es una buena idea para que la gente pase más tiempo en el gimnasio. Lástima que su gimnasio tiene planes menos drásticos.

¿Mi gimnasio hace que quiera entrenar más?

Probablemente no.

Los gimnasios hacen la mayor parte de su dinero a partir de dos tipos de personas: 1) los miembros ausentes y 2) super-usuarios que pagan no sólo la cuota mensual, sino también para los complementos, como instructores y clases, hasta los batidos de proteína.

“Los gimnasios necesitan cerca de 10 veces más miembros de las que sus que sus instalaciones pueden manejar, por lo que diseñarlos pensando en los atletas, o incluso aspirantes a atletas, no tiene sentido,” dijo la revista Men’s Journal en su articulo Everything You Know About Fitness Is a Lie.

La estrategia de marketing, según la revista Recreation Management Magazine, se centra estrictamente en atraer al “público que está fuera de forma”. Todo gimnasio, desde la A hasta la Z, se diseña enfocado en que las personas se inscriban, y luego conseguir que vagamente se ejerciten por mucho tiempo.

En enero, nuestra taza de fuerza de voluntad suele desbordarse. Pero en junio, las probabilidades de que usted haya mantenido sus resoluciones de año nuevo cae al menos 40 por ciento. Nuestra pereza no es buena para nuestra salud, pero si buena noticia para la industria del fitness.

COROFIT

La voz de mayor autoridad en América Latina en fitness, acondicionamiento corporal y bienestar.

SÉ PARTE

Semanalmente en tu e-mail tendencias en entrenamiento, nutrición y equipamiento.






© 2015-2017 COROFIT. Todos los derechos reservados.

Subir