Tendencias

La yohimbina como quemador de grasa

yohimbina-quemador-grasa-salud

La yohimbina es un compuesto químico comúnmente extraído de la planta africana Pausinystalia yohimbe (yohimbina para abreviar), cuya corteza es generalmente estandarizado por el contenido de yohimbina y se vende como un suplemento dietético a base de hierbas. Mientras que la yohimbina se utiliza como afrodisíaco y, a veces para tratar la disfunción eréctil, el objetivo principal de este artículo es dar a conocer su potencial como un quemador de grasa.

¿Cómo funciona la yohimbina?

El principal mecanismo por el cual la yohimbina quema la grasa es a través de la inhibición de los receptores alfa-adrenérgicos que llevan a cabo una función reguladora en lo que respecta a la lipólisis (descomposición de las grasas).

Los receptores adrenérgicos controlan el sistema nervioso simpático y requieren la activación por los neurotransmisores de catecolaminas, en particular adrenalina y noradrenalina. Los receptores adrenérgicos se pueden desglosar en dos subconjuntos, receptores alfa y receptores beta. Vale la pena mencionar que los receptores alfa pueden dividirse aún más en los subconjuntos α1 y α2, mientras que los receptores beta se pueden dividir en los subconjuntos ß 1, β2 y β3.

Imagen: Agrega.educacion.es

Sin embargo, para este artículo, vamos a utilizar los términos generales receptor alfa y receptor beta para hacer referencia a cada grupo de receptores. Así, en general, los receptores alfa inhiben la lipólisis mientras que los receptores beta inducen la lipólisis.

Debido a que estos receptores están diseñados para mantener el proceso de quema de grasa bajo control, los receptores adrenérgicos pueden considerarse receptores de regulación. Los receptores beta inician la quema de grasa y los receptores alfa “apagan” la quema de grasa.

Interacción con los receptores alfa

Como se mencionó anteriormente, la yohimbina se considera un antagonista de los receptores alfa, lo que significa que bloquea la acción de los receptores alfa (Recordemos que receptores alfa inhiben la lipólisis). Al bloquear el receptor alfa, la yohimbina permite lipólisis continúe, asumiendo que esta fuera actividad por algo (en este caso el ejercicio). Es importante entender que al bloquear el receptor alfa, la yohimbina no está quemando la grasa directamente, simplemente permite que el proceso continúe.

Esto significa que para la yohimbina ayude a la perdida de grasa, debe ir acompañada de algo que induzca la lipólisis. Cuando se combina con el ejercicio, la yohimbina quema la grasa de forma continua.

Interacción con los receptores beta

Además de la inhibición del receptor alfa, la yohimbina provoca la liberación de adrenalina / noradrenalina que a su vez activa los receptores beta (activación de la lipólisis). Por lo tanto, incluso en ausencia de ejercicio, la yohimbina todavía tiene un mecanismo por el cual se puede lograr la pérdida de grasa. Al aumentar las acciones de los receptores beta mientras que disminuye simultáneamente la acción de los receptores alfa, la yohimbina es capaz de quemar grasa con una eficacia notable.

Sin embargo, vale la pena señalar que la capacidad de la yohimbina para liberar la adrenalina (la activación de los receptores beta) puede disminuir con bastante rapidez. Así, la yohimbina puede potencialmente quemar grasa por sí mismo a corto plazo, pero debe ser combinada con ejercicio para obtener resultados significativos.

La investigación

Un estudio de 2006, publicado en “Research in Sports Medicine“, encontró que 20 miligramos de yohimbina dividida en dos dosis diarias redujo significativamente la grasa en jugadores de fútbol sin afectar significativamente su masa musculara o el rendimiento durante los juegos.

Vale la pena mencionar que un estudio de 1990, publicado en el “International Journal of Obesity“, encontró que los hombres que consumían tanto como 43 mg diarios de yohimbina durante un período de seis meses no experimentaron ninguna pérdida de grasa. Sin embargo, como el ejercicio no era parte del protocolo para este estudio (como fue el caso en el estudio mencionado anteriormente), estos resultados tienen mucho sentido.

¿Es la yohimbina segura?

Teniendo en cuenta que la yohimbina aumenta efectivamente la noradrenalina, los efectos secundarios negativos habituales potencialmente pueden ocurrir si se toma una dosis demasiado alta en individuos sensible a los estimulantes. El más común de estos efectos secundarios es la ansiedad.

Los efectos de la yohimbina son muy estimulantes, las personas que reaccionan mal a otros estimulantes son más propensos a experimentar reacciones similares con la yohimbina. Como con cualquier suplemento (especialmente estimulantes), se recomienda tomar dosis más pequeñas para evaluar la tolerancia y luego aumentar sobre la marcha. Además, debido a que la yohimbina interactúa con los neurotransmisores, es aconsejable combinarlo con otro medicamento.

COROFIT

La voz de mayor autoridad en América Latina en fitness, acondicionamiento corporal y bienestar.

SÉ PARTE

Semanalmente en tu e-mail tendencias en entrenamiento, nutrición y equipamiento.






© 2015-2017 COROFIT. Todos los derechos reservados.

Subir